sábado, 1 de mayo de 2010

¿CUATRO PREGUNTAS?

Hay 4 preguntas políticamente incorrectas que todo hijo de vecino padece en algún momento.

La primera es aquella que te hace el graciosillo de turno cuando estás en la universidad. Ni la de veces que habré oído yo eso de "¿Cuándo terminas la carrera?". Casualmente, la preguntilla siempre coincidía en uno de esos momentos en los que la desesperación te hace desvariar, piensas en arrojar la toalla y rezas fervorosamente para ganarte unos cuantos milloncejos en la lotería. Lamentablemente, la fortuna no acude en tu auxilio, y a ti, no te queda de otra que seguir para adelante sorteando a cuanto entrometido con buena voluntad se te atraviesa. Uff..., ¡menos mal que de ésta ya me libré!

Luego está la segunda, mi actual calvario. " Ay , hija , ¿y tú no tienes novio?". Odio ese tonito que usan de mansas e incrédulas gentes de buena fe, y que en realidad, enmascara un desaforado y mal disimulado deseo de cotillear a tu costa. Brrr...apenas te has dado la vuelta y ya te han colgado el sanbenito.

_ "Mírala. Ahí va, la soltera".
_ " Claro, si es que tanto esperar a los de a caballo, luego resulta, que ni los de a caballo, ni los de a pie ".
_ "¡Pero qué dices, mujer! Esa ya es arroz pasado. ¿Cómo va a pensar en los de a pie?".
_ "Pues que vista santos".
_ " Ah, no se te olvide que más vale vestir santos que desnudar borrachos..."

Blablabla...blablabla...blablabla... Puro chismorreo.

En fin, supongo que el día que solucione mi ausencia de novio, empezaré a esquivar la tercera:
"¿Y vosotros qué, eh...? ¿Cuándo pensáis pasar por la vicaria?". Nunca os habéis fijado en esa cara de tierra trágame, adornada por una sonrisa más falsa que un billete de 600E, que se les queda a toda parejita que pasa por esta tesitura. Normalmente, los pobres contestan lo primero que se les pasa por la cabeza para salir ilesos de semejante embolado. Y a veces, los resultados son insospechados. Eso fue lo que les ocurrió a mis primos, quienes para salir al paso, le contestaron a mi tía Pili que se casarían pronto. Para cuando estábamos comiendo el postre, era noticia oficial que se casaban al año siguiente, en el mes de mayo, en la iglesia de Santa María y con banquete en un afamado hotel de la zona. La cara de ellos, indescriptible.

Y por último, cuando ya has pasado por la vicaria y les has ofrecido lo que llaman "dar un buen día", te asaltan con la cuarta : "¿Y el niño... para cuándo...ya estáis en ello?". "Mira que las mujeres estamos apremiadas por el reloj biológico". ¡Cómo si la raza humana fuese a extinguirse porque tú no procrees unos cuantos churumbeles! ¿Por qué tanta prisa? ¿Y si no quieres tener hijos todavía? ¿O nunca?¿Por qué no dejan de entrometerse en tus más íntimas y personales decisiones ?

Todos respondemos a estas cuatro preguntas alguna vez en nuestra vida. A veces deseas compartir con el mundo la respuesta...Pero a veces, tú aún no la has encontrado. Aún no has llegado a ellas o ni tan siquiera forman parte de tu plan de vida y lo que menos deseas, es contestar. Si esto es tan cierto como que el sol brilla, entonces, ¿por qué no respetamos el ritmo vital de cada uno?

11 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema está en que somos de la generación que ha crecido con el "de oca a oca y tiro porque me toca", ciñéndonos a lo que tocaba en cada momento, moviendo ficha como simples peones, de una en una...Pero ahora que jugamos ya en "la liga reina", podemos permitirnos el lujo de actuar como tal, como verdaderas reinas, moviéndonos a nuestro antojo por todo el tablero, yendo y viniendo... Y todo por qué? Pues ya lo dijo el famoso anuncio... porque nosotras lo valemos!
Así que... hay que empezar a pensar que lo que le vale a la mayoría, no tiene por qué valerle a TODO el mundo!!!!

TataLili (la que se enfrentará a un par de esas preguntas en la boda de su hermano, jajaja)

Anónimo dijo...

De una manera o de otra me han hecho todas esas preguntas alguna que otra vez. Y siempre ha sido alguna de mis queridas tías pero sin duda la que se llevó la palma de las preguntas indiscretas fué una vecina de mis padres muy entrometida que no sabía nada de mi vida pero supuso que ya había acabado la carrera, que tenía novio pero no estaba casada y que no tenía hijos, todo en una pregunta:¿Y ahora que has acabado la carrera, cuando te vas a casar con tu novio y darle un nieto a tus padres? Yo no había acabado la carrera, tenía novio pero ni siquiera viviamos juntos y lo de tener hijos ni me lo había planteado.

Inmaculada dijo...

Que razón tienes, son las 4 grandes dudas que gobiernan en la cabeza de much@s cotillas.
Para llevar la contraria: no fuy a la universidad, como las hijas de las amigas de mi madre; a mi querida yaya (abuela materna) la di un disgusto que casi se muere cuando la dije que yo no me iva a casar nunca; y en eso de traer retoños al mundo: la gente se hechaba las manos a la cabeza cuando decia que estaba embarazada, "Tan joven ... y con un niño". Ni que se me acabara la vida.
Muy bueno eso de "...mejor vestir santos que desnudar borrachos..."
Un saludo

Alegoria dijo...

Es cierto, Tata Lili, somos otra generación y cada persona es un mundo. Te consta que servidora es un desatre con patas en lo que a cuestiones a morosas se refiere. Además, a eso hay que sumarle que mi orden de prioridades vitales es como el de la canción: salud, dinero y amor.

Alegoria dijo...

Anónimo, gracias por apuntar mi olvido del 4 en 1. Si capear las preguntitas de una en una es complicado, lidiar con las cuatro...ufff... Mis más sinceras condolencias.

Alegoria dijo...

Ada, lo tuyo ya es demasiado. Las cosas no se hacen así, al revés de lo que mandan las sacrosantas costumbres sociales. ¡No te mides!
A mi tía Pili le hubieses costado un triple infarto y unas cuantas lipotimias. Mejor no te la presento. Así no figurarás en su lista negra por mal influenciar a su descarriada sobrina. Jajaja...

Ray dijo...

Cuatro preguntas típicas y llenas de tópicos.
Jejeje... yo no podría contestar "aún" a ninguna de las cuatro.
Saludos cordiales.

Alegoria dijo...

Yo sólo a la primera. Y francamente, las otras 3 dejaron de importarme hace tiempo.
¡Qué bueno leerte de nuevo, Ray!

Lamaga dijo...

Estoy totalmente dew acuerdo con tu post.

Alegoria dijo...

Gracias por tu comprensión, Lamaga.

Anónimo dijo...

cuanta razon es horrible ser cuestionada por la tia o vecina metiche y aunque yo ya pase las tres primeras coincido con q la humanidad no se va a acabar si jamas tengo hijos y no me da la gana ni d tenerlos ni d contestar, cuando m preguntan respondo q yo m case por amor a mi marido y no para ayudar a la humanidad a su preservacion y cito a mi tia Fina "para que traer piedras al rio". Pareciera q solo valemos por el marido o el titulo o la maternidad arrgh es odioso. atte: Natalia